Estás en
Inicio > Literatura > Bellezas imperfectas, hallazgos esquivos

Bellezas imperfectas, hallazgos esquivos

Joaquin Pérez nos habla de Viewmaster, la reedición del poema de Gastón Carrasco, como una forma de construir nuestro propio mundo a través del enfoque fotográfico. Esto es “Calle de sentido único”, un espacio de critica literaria en Radio Federación.


Una mugre entra al ojo.
Acaso no es eso la mirada:
algo interrumpe, nubla la vista y ya. 
(24)

La poesía se involucra con la especie humana de una manera como si la inherencia entre la primera y la segunda fuese habitual. En pocas ocasiones logramos darnos cuenta de ello, porque la vertiginosidad de los espacios urbanos, la velocidad de las relaciones personales, el auge del impacto por sobre el momento, han destruido nuestras habilidades auditivas, observativas, sensoriales en general. En ocasiones mirar, escuchar, gustar, palpar, etcétera, etcétera, se han convertido más en un acto de barrido perimetral que en la atención corpoespiritual de un sujeto.

Lo peor no es que estén perdiéndose facultades de experiencia vital probablemente necesarias, lo entristecedor es que a raíz de ello se pierde una capacidad imaginativa, creadora y subliminal. En cada metáfora pasajera, nacida casi de pulsión, aparece el espacio blando de potencial creador que revitaliza al mismo sujeto, lo enardece de emociones constituyentes de su misma subjetividad, y crea con ello una experiencia de cosmovisión necesaria para asimilar el mundo.

Viewmaster me interpela como un reconocimiento del mundo que no está matizada de construcciones literarias, está, eso si, imbuido de una experiencia vital totalitaria, que embarga por lo simple, que ignora ese laxo momento de la producción textual para enfocar el ángulo que dé mejor perspectiva a la imagen. En el enfoque radica la construcción subjetiva, y Gastón Carrasco parece indicarme una manera de ver una realidad cotidiana a la luz del enfoque fotográfico. Leo por ejemplo

“un anciano mueve impaciente
la antena de su radio” (12)

y la imagen me persigue por varios días, imaginando la desesperación del anciano por sintonizar, las noticias que podría escuchar o las canciones que podría tararear. Sin embargo, las imágenes entregadas en este poemario son fugaces comunidades al sentir poético que se matizan con algo de realidad cotidiana.

Lo más llamativo: la memoria como un soporte de elección instantánea. Gastón hace de la memoria una poética del recorte, la cual no vendría a ser más que “una relación de instantes y situaciones fugaces, casi inconscientes, como pestañeos o la respiración misma mientras se habla o besa. Una relación involuntaria”(29). Resulta atractivo entender aquello en una país donde la memoria parece ser más estructurante que la propia nacionalidad. La memoria, como un gran archivo nacional de la historia, se subvierte hoy por hoy en la continuidad de elementos visuales que contienen parte de una biografía elemental, en donde la observación es punto de inicio de toda autoconstrucción total pero donde también el enfoque toma rol protagónico. Como decía, mirar no como un barrido plano sino que mirar como una manera de apropiarse del mundo para rellenar nuestro espacio de identidad individual. Quizás esté ahí lo más llamativo del libro, su extraña, alucinante y constante actualidad.

view-master-GC
Viewmaster
Gastón Carrasco Aguilar
2º edicion, Ajiaco Ediciones, 2016
42 páginas.

Escucha nuestra conversación con Gastón Carrasco a propósito de la reedición de este libro en el programa En busca del tiempo perdido (01:03:00 en adelante) en Radio Federación:
https://www.mixcloud.com/RadioFederacion/en-busca-del-tiempo-perdido-cap-16-cristi%C3%A1n-orozcogast%C3%B3n-carrasco-21102016/

Loading Facebook Comments ...
Top
Ir a la barra de herramientas