Estás en
Inicio > Literatura > POSTMORTEM

POSTMORTEM

 

1.

La muerte de Parra parece circunstancial, solo un gesto pequeño frente a algo que ya era evidente hace un rato: hace tiempo ya que el poeta dejó la actividad pública y obró en el privado espesor de su rimbombancia. Su presencia era solo la reserva de una performance realizada con anterioridad; en lo que es poesía, se entró ―y se entrará― en la vorágine de la persecución de aquellos papeles sueltos, anotaciones dispersas y marañas que de paja en paja realizó el poeta para sí. Todo ello irá aumentando la batería de hojas que completan sus obras completas.

 

2.

A muchos, sin duda, los marcó Parra, porque cuando perfectamente se podía creer que ya estaba todo dicho, y nada más faltaba recrear los apéndices no abordados por Huidobro, Neruda, De Rokha o la Mistral, Parra mostró un camino distinto al que solo y sin gran ayuda, renovó lo que se entendería por poesía. Ello lo encausó hacia la figura mítica del poeta mayor, esa lumbrera que azota a cada nueva generación con un haz de autoridad que siempre ha terminado por significar cada vate insigne. Lo genial de Parra está en precisamente ser bendecido por el dedo señalador de Neruda, y a pesar de sus ir y venires, terminar soslayando la figura de este.

 

3.

No siempre es fácil hablar del Parra-poeta, porque incluso para él esa figura parecía ser un poco extraña. Pero más que por eso, es difícil hablar del Parra-poeta porque quien reconoce en sí y tiene algo de conciencia política en su deambular cotidiano, sabrá o descubrirá en Parra una figura bien terrorífica, que en pocas palabras, se hizo el weón cuando muchos sufrían en dictadura o hacia bromas bien poco atinadas. Dice, por ejemplo

 

hace tiempo que estoy en esto de la seducción. Acuérdese que yo sobreviví a 20 años de dictadura, no soy un desaparecido. ¿Por qué? Porque mi discurso durante la dictadura fue disidente, pero seductor (…) Crítico pero seductor. El mismo verdugo termina sonriendo y no puedo seguir torturando” (p. 41)

 

Es como para no soportarlo. O sea ¿quién no tenía una seducción a toda prueba mejor sería esperar a su suerte? Es terrible escuchar eso, pero como hace reir Parra con sus tallas medias fomes, esto ni siquiera se sospecha a pesar de que se conoce.

 

4.

En Ciper apareció un muy buen reportaje sobre la casa en Lo Curro de Mariana Callejas en que, curiosamente, andaba Parra, probablemente borracho (lo cual, dicho sea de paso, no es pecado), peleando con un pintor de forma muy natural y cotidiana. Cabe señalar que en ese mismo cuartel se torturaba o se planificaba alguna acción terrorista. Dejo el link por si les interesa: http://ciperchile.cl/2010/07/09/mariana-callejas-ii-las-dos-vidas-de-su-casa-cuartel-en-lo-curro/

 

5.

Con la muerte de Parra es curioso como su rebeldía -con todos y frente a todos- se convierte en un valor, y cada frase breve y corta se la toma con ironía y humor. Es raro eso. Tras la risa de cada persona me parece que existe una predisposición a reírse frente a cualquier cosa que dijera el poeta, por lo mismo dudo en verdad cuán chistoso pudiera ser Parra antes de convertirse en el personaje que fue.

 

6.

Políticamente era más raro todavía Parra. Tildó las acciones de Pinochet como bien intencionadas y como el reflejo de “una expresión de patriotismo y dignidad” (p. 40). En concertación se alineó perfectamente con los gobiernos que buscaron el tercer Nobel para Chile, recibió a la presidenta o incluso a un filántropo rubio que pensó en algún minuto ser máxima autoridad. Era sin duda el Poeta institucional, pero claro, queda la imagen como de quien molestaba a derechos y zurdos, cuando la verdad su capacidad de cuestionamiento y de disidencia real eran escasos por no decir inexistentes.

 

7.

Un amigo siempre decía que lo de Parra eran solo pajeos mentales, cero oficio. Lo mismo leí en algunos comentarios de facebook, donde lo único relevante que se le atribuía era en haber sido el primero, lo demás, nada. Pero sin duda me quedo con aquello que dijo un colega profe de donde trabajo, quien escribió:

“Ha muerto Parra, no el más grande de los Parras, ni el más grande de los poetas.”

 

 

 

LIBRO CITADO

Chanchullos. Parra antes de Las Cruces. Extractos de entrevistas de Nicanor Parra. Selección, montaje, prólogo y notas de Lucas Costa. Alquimia Ediciones, 2014.

Loading Facebook Comments ...
Top
Ir a la barra de herramientas