Estás en
Inicio > Deportes > [Columnas Al Pie] La gran hazaña del Pije

[Columnas Al Pie] La gran hazaña del Pije

Por Darlyn Chandía

Mientras en muchas ciudades del país se habla del campeón del Torneo de Transición, en la Araucanía solo se habla de la hazaña más importante del Club Deportes Temuco, quien  en su difícil existir ha sabido de triunfos y derrotas, pareciendo inimaginable hace unos años atrás clasificar a una copa internacional. Más allá de lo deportivo, Deportes Temuco, llama la atención por contar  con una de las hinchadas más sufridas del país  y una de las barras más fieles de este.

Hace 10 años, Deportes Temuco descendía a la tercera división del fútbol nacional, sin duda, uno de los momentos más complejos de la institución, quienes ya habían atravesado por situaciones similares, sabiendo superarlas y dejando en evidencia  el coraje araucano.  Sin embargo, en el año 2007 no corrió la misma suerte, el Pije descendía a estadio lleno, ante el aliento de dieciséis mil almas. A pesar de vencer a San Luis por 2 goles a 0, no le alcanzaba para mantenerse en la segunda división, logrando silenciar un estadio entero y apagando la ilusión de todos los hinchas presentes,  quienes se tomaban la cabeza  intentando asimilar el momento, otros rompían en llanto, mientras que  algunos se negaban a abandonar el estadio ante la incredulidad de lo acontecido.

Es imposible no mencionar el canto eufórico de Los Devotos aquel 27 de noviembre, quienes alentaron hasta el último minuto a los albiverdes. Una vez conscientes del descenso, a pesar de estar con el corazón destrozado y en medio de llantos, se despedían cantando de la categoría, y alentando hasta romper la voz con la intención de   levantar a su gente.

Muchos pensaron que la caída a tercera división del Pije terminaría por decepcionar a los temucanos, pero fue en ese entonces que el nombre “Los Devotos” toma más fuerza que nunca en la Araucanía, puesto que ser de Deportes Temuco representaba la fortaleza de la sangre araucana, del coraje de un pueblo que defendió sus tierras a costa de su propia vida, es por esto,  que ser un Devoto es sinónimo de garra y aguante como se conoce en el fútbol. Un Devoto se debía a su propia religión, donde el templo  del hincha era el lugar donde saliera a la cancha Deportes Temuco, quien tuvo largas travesías en tercera división, incluso haciendo de local en diversas comunas de la región, lo que permitió que en casi todos los rincones de la Araucanía se impulsara con fuerza esta hinchada.

Poco se conoce de las hazañas de los hinchas con el club,  quienes estuvieron presentes en las crisis de este, ayudando incluso a recaudar los fondos en más de una ocasión  para pagar el arriendo del German Becker. Es conocido por los temucanos los problemas financieros que atravesó el club en distintas etapas, donde muchas veces los sueldos de los mismos jugadores estuvieron impagos, pero a pesar de esto, la mayoría de quienes vestían la camiseta del Pije dejaban el alma dentro del campo de juego, para agradecer a la hinchada que nunca los abandonó.

El 23 de febrero de 2012, Deportes Temuco vuelve a segunda división, siendo sub campeón en esta categoría posteriormente, pero  es sancionado, no pudiendo jugar la liguilla de ascenso debido a deudas que se mantenían con la ANFP.

Hasta que en 2013 se produce la fusión entre Deportes Temuco, y el archirrival,  Unión Temuco, accediendo de esta forma al cupo que mantenía el segundo en la Primera División B del futbol profesional, dando paso a la “Era de Marcelo Salas”, quien posteriormente se convertiría en el accionista mayoritario del club.

Muchos se preguntaran ¿Qué ocurre a nivel de barras con esta fusión de clubes?, pero son los barristas de Deportes Temuco que se imponen con fuerza, mientras desaparecía la barra de Unión Temuco apenas se realizaba la fusión, sin siquiera concretar una junta con la barra del cuadro albiverde, consagrándose así los Devotos como la única barra del club, quien destaca actualmente por su gran coordinación y rol social con la comunidad.

El sábado 16 de abril del 2016, en el Estadio Bicentenario Germán Becker, ante 17.500  espectadores, Deportes Temuco se consagró campeón de la Primera B por quinta vez en su historia,  con un triunfo 4-2  de local ante  Deportes Copiapó, de esta forma los albiverdes lograban el añorado asenso a la división de honor del fútbol nacional de la mano de Luis Landeros. Sin embargo, tras no consolidar resultados en primera división, a principios de 2017, arribó Dalcio Giovagnoli y su cuerpo técnico a dirigir la escuadra de Temuco, consagrando  un proceso exitoso en términos generales, tras lograr  clasificar al club a la Copa Sudamericana, la primera clasificación a una copa internacional  en su historia, que sin duda es uno de los hechos más importantes en la historia del club, y también de la ciudad de Temuco, por todo lo que representa el club para su gente.

Sin embargo, hay un hecho poco conocido fuera de Temuco respecto a su hinchada, quienes a pesar del amor incondicional al club, un día decidieron no entrar al estadio en forma de protesta por los altos  precios de las entradas, considerando el contexto cultural y económico de la región. Este problema que fue considerado por la dirigencia y se intentó dar pronta resolución. Sin embargo, jamás olvidaré el vacío que se sentía dentro del Becker, así como tampoco olvidaré  las caras de los hinchas que estaban fuera, que lo único que querían era ver al Pije, pero se cuadraron con su gente, aun así se escuchaba el aliento de la barra, que cantó durante todo el partido desde las afueras del estadio.

Pero el sentimiento por el club albiverde no solo se vive desde las tribunas, también dentro de la cancha por jugadores formados en el club, quienes como un hincha más, entregan hasta su último suspiro en cada partido, siendo reconocidos por la hinchada y por  la gente de la Araucanía, convirtiéndose así, en iconos para muchos del sentimiento que representa el equipo. Los nombres que con más fuerza se escuchan son el de José Luis Gamonal y Cristian Canío, quienes se han encargado de transmitir la importancia de “sentir la camiseta” y las tradiciones que tiene el equipo con la hinchada por largos años. Colaborando así a posicionar jugadores como Arturo Sanhueza en referentes de los últimos tiempos, quien a punta de esfuerzo en la cancha se ganó el reconocimiento de la gente. Cómo no mencionar al paraguayo Cris Martinez, quien encandiló con su entrega y goles a la hinchada del Pije. Sin embargo, historias como las del “Meme” Gamonal son las que más valora la gente,  que proviene de una familia hincha del club, quienes se movilizan con la gente a donde quiera que vaya Deportes Temuco, siendo pilares fundamentales del jugador y del sentimiento de este por el club. Lo que es reconocido por la hinchada y posiciona al jugador como uno de los más cercanos a la gente, quien de forma personal retribuye el cariño, haciéndose participe de muchas actividades sociales tanto con la hinchada como también con la comunidad.

No podemos hablar de Deportes Temuco sin hablar de su gente, porque es uno de los  clubes nacionales en los cuales su hinchada está totalmente identificada por el contexto cultural de la región, generando un sentido de pertenencia y un sentimiento único, en el que semana por media vuelven a “su templo” a alentar al Pije, sin embargo,  no importa el lugar al que vaya a jugar de visita Deportes Temuco, siempre ese lugar, será el destino de su gente, ya sea en el fútbol profesional o fuera de este… Porque en el sur hay una hinchada, que a Temuco nunca abandonó, que tocó las puertas del infierno, y hasta el mismo diablo se arrancó.

Loading Facebook Comments ...
Top
Ir a la barra de herramientas