Estás en
Inicio > Reseña > Pulsar: Bañarse con agua tibia

Pulsar: Bañarse con agua tibia

La feria Pulsar vive teniendo detractores. Sin ir más lejos antes de que abrieran las puertas el viernes 24 de noviembre ya había muchas personas criticándola. La verdad es que en Radio Federación somos de los que prefieren ir, ver todo, pensar como una semana y después dar nuestras impresiones, aunque sea dos semanas tarde 😛

El viernes el panorama se veía entretenido, pero entre salir tarde de la pega y el baby incendio en la Estación Mapocho hicieron que desistiera de ir ese día.  Lo malo de esto, no sabemos que pasó con las actuaciones de Tronic, Protistas y La Moral Distraida que se iban a realizar durante esa tarde. Por suerte uno de esos nombres tocó el domingo, pero eso es más adelante.

El sábado tenía varios puntos entretenidos, partiendo por nuestro conservatorio sobre música y difusión por internet con Gianluca y Simón de Niños del Cerro. Pero también tenía cosas como el conversatorio “Escuchar sin prejuicio: Re-escribiendo el rol de la mujer en la música”, organizado por Ruidosa y la importancia de la mujer en el ámbito musical (Con Bárbara Carvacho, Matilde Svensson, Niña Tormenta, María de los Ángeles Cerda, María Colores, Macarena Lavín y Francisca Valenzuela moderando). Si bien todo se desarrolló de una manera correcta, la única falla vendrían siendo los micrófonos bajos y la falta de tiempo para llegar a una conclusión más allá de que hay que apoyarse entre todas las mujeres. -Créditos aparte para Bárbara que fue la más radical de ese panel, algo muy necesario-.

Los stands estaban distribuidos como casi siempre, con menos personas de lo acostumbrado para Pulsar.  Los más llamativos eran los de Beast Records -dónde podías encontrar una mini SNES para jugar y podías ser atendido por Bastian de Mantarraya-, el de Uva Robot -siempre tan lindo, atendido por la gente de Chini and the Technicians y el más cotizado de la escena: Lorenzini-, un stand doble de TRONIC -que al parecer buscan volver a posicionarse como banda importante-, por mencionar algunos. Lo malo, como siempre, es la contaminación acústica, donde algunas de las exposiciones de los stand chocaban directamente con otras haciendo difícil el seguimiento de unos o tan solo el pasar por algun stand con firma de discos de algún famosillo.

Viendo la programación uno se da cuenta que la oferta no es tan variada como en años anteriores, el sábado estaban las sorpresas de CAF + amigos, los siempre certeros de Medio Hermano, Anita Tijoux con su propuesta “De rojo y negro” y a los ex Bunkers de Lanza Internacional.  Tortuganonima también estaba vacilable pero era al mismo tiempo que el plantel de Ruidosa. Los primeros tres dejaron un show excelente para lo que se espera de ellos, mientras que Anita se dio el lujo de ocupar otros ritmos para tocar covers de su elección y canciones propias reversionadas. Si algo se puede criticar de estos shows quizás es la falta de apañe del público que no se prendió todo lo esperado con Medio Hermano como si lo hizo con ECSDLQHP el años pasado, por dar un ejemplo. Lanza Internacional si bien demostró no ser una novedad increíble, si suenan genial y se nota que son el grupo que salido de Los Bunkers que puede dar la sorpresa -a diferencia de Lopez-.

El domingo las sorpresas la dieron los chicos de TRONIC que hicieron una tocata en su doble stand, abarrotando de gente el pasillo en el que se encontraban.  Por otro lado estaba Fernando Milagros firmando discos y la siempre seca Niña Tormenta tocando.  En la tarde la Sala de las Artes estuvo llena en todo momento: Primero con Kuervos del Sur, una banda que ya no es sorpresa que genere tanto revuelo, si al final cada junta grande de rock en Chile los tiene en su lineup. Después con los ya reconocidos Chancho En Piedra que terminaron haciendo un hervidero del lugar, casi irrespirable. Algo parecido a lo que logró Santa Feria, que con más baile y pachanga terminaron de poner el punto alto.

Pero la sorpresa más entretenida se presentó en los escenarios de afuera, donde Los Barbara Blade salieron como unos desconocidos para la mayoría de los asistentes y se fueron como unos diamantes en bruto. Si su presentación no prendió a todos, si logro hacerlo con la última canción: Vitamina C. Un próximo clásico que hizo mover las patitas de hasta los más troncos.

En definitiva Pulsar sigue siendo una gran iniciativa que en muchos aspectos se queda en eso, muchas sopesas más que darla las propias presentaciones de la feria la dan los stand por separados, donde los conversatorios o mini tocatas abundaban y en donde se competía con creatividad para destacar entre tanto stand genérico. Quizás, lo más reprochable es que, si bien la curatoría de bandas es bastante variada, se necesita un poco más de tino al momento de traer bandas, de elegir escenarios y la hora en la que tocará cada una. También un poco más de rigurosidad en la entrada ya que los dos días que fui no tenían la acreditación que ellos mismos me habían dado, por lo que muchas cosas no alcanzaron a ser cubiertas.

 

Loading Facebook Comments ...
Top