Estás en
Inicio > Literatura > Sobre lo indomable de un personaje biografiado

Sobre lo indomable de un personaje biografiado

1. Particularmente me resulta complejo señalar si Chile posee una veta biográfica desarrollada, trato muchas veces de ubicar nombres distintivos en la biblioteca mental, pero resulta siempre que la mayoría de ellos son casos puntuales de escritores recientes, los cuales, por lo demás, le sirven como una actividad periférica dentro de su producción. De tal manera, la pobreza y la carencia de referentes tácitos puede terminar siendo más una raíz profunda que una senda recorrida accidentalmente, y ello es, para nuestro pesar, definitorio.

Y ciertamente que la biografía posee un oficio que sobrecoge en gran medida, convirtiéndola esta en un género de muy rica degustación. No es fácil aburrirse con las descripciones de Suetonio, el agrado de De Quincey o la elegancia de Manuel Vicuña (por poner un caso cercano); por el contrario, la biografía recorre al personaje como si de un encuadre fotográfico se tratara la tarea.

Por lo mismo, enfretarme a una biografía es enfrentarme al personaje como a quien me invita a recorrerlo. No es el personaje en sí la mayor atracción, sino que muy bien condimento es el agregado que el escritor otorga en su obra. De todas formas, no cuesta mucho toparse con ejemplos de lo contrario.

 

2. La biografía como género puede terminar siendo dañina. Como todo acto de escritura, supone el relevo, la superposición, el encaje, la elección del campo, la elevación, el endiosamiento de personas o personajes, hechos o hitos, que, de por sí, tienen un valor superlativo según el biógrafo. Sentencia o establece mitos, pone en la balanza juicios populares y dictamina su veracidad; establece, por tanto, una memoria sobre un personaje la cual se fija y se mantiene permanente en el tiempo gracias al papel. El escritor de biografías nunca puede ser neutro en este sentido, siempre toma parte de forma belicosa, militando o desmintiendo a medio mundo.

 

3. Y es que precisamente de quien más falta hace una biografía es de Stella Díaz Varín, un personaje de quien muchas personas aún tienen muchas cosas que decir, de las cuales aún falta quien les otorgue una mirada a todas esas referencias. Esto porque la misma Stella parece que concientemente buscó escapar del rígido y homogenizador lazo del biógrafo futuro, porque es ella quien precisamente pareció rondar los mundos más dispares de la sociedad sin un hilo conductor muy seguro. Stella fue poeta pero también militante, redactora de crónicas periodísticas y de bellos poemarios iluminadores, escritora por encargo y de cuentos publicados bajo pseudónimos. Fue bella así como peleadora amateur. Refinada y desestructurada. No hay coherencia en sus desenvolvimientos concretos como si lo hay en su carácter y en su personalidad.

Tantas cosas sabemos de ella que sus referentes parecen inagotables. Ella misma dejó grandes referencias sobre sí misma que son fáciles de rastrear y que hasta el momento constituyen los mejores abordajes hacia su persona.

 

4. Stella Díaz Varín, la biografía escrita por Álvaro Ruiz, publicada por Editorial Universidad de La Serena, evoca constantemente la voz de la misma Stella para condimentar un relato nada muy atractivo. Puede resultar este un caso en que la biografiada agota las posibilidades biográficas de sí misma, posibilita la dispersión y evita una verdadera construcción de una imagen subjetiva. Una estampa temporal, inmiscuida en nuestras propias necesidades de indagar en las referencias de la persona, se escapa de los (aparentes) objetivos del autor, quien parece no haber generado más que unidades breves de momentos significativos en la vida de la poeta.

Quien habla es en todo momento Stella Díaz, terminando por ser este un libro de recopilación más que otra cosa. En definitiva, un ejemplar como del que se ha hablado resulta más para pensar en lo límites de la biografía, las condiciones de la misma y la potencia de los personajes (los cuales, muchas de las veces, escapan al dominio del biógrafo).

 

Nota anexa
Ocasiones como ésta terminan por resaltar la importancia del concepto de “Obra Completa”, lugar donde la manufactura textual de la escritora se pone en conflicto con su misma biografía, la que no se construye en base a certezas sino a suposiciones subjetivas: imaginarios edificados en cimientos de versos e imágenes poéticas. En el libro, como tal, se transpone un campo de conflicto, donde emergen con mayor visibilidad las palabras y la poesía, las que, a su vez, aparecen apuntaladas por la imaginaria escultura trabajada a golpe de cincel y martillo en la lectura.

 


“Stella Díaz Varín”
Álvaro Ruiz
Editorial Universidad de
La Serena, 2017
78 páginas.

Loading Facebook Comments ...
Top
Ir a la barra de herramientas