Estás en
Inicio > Deportes > El héroe olvidado

El héroe olvidado

Por Javier Figueroa Hernández. 

Tic tac, tic tac. La pena máxima está cerca. Camisetas blancas y azules se disputan el trofeo que llena de orgullo y fervor a cada nación que logra obtenerlo. El reloj no se detiene.

La redonda vuela como nunca; hace cuatro años que ella no sentía esa sensación inigualable de ser observada por todo el mundo, de darle la mayor de las alegrías a unos, y la peor de las tristezas a otros. Más aún en Brasil, tierra que tanta felicidad le ha dado.

El héroe olvidado la baja y la cobija dormida; antes de que toque la pradera, la coloca donde todos la quieren guardar: el arco rival, en los descuentos de la final de una Copa del Mundo. La muralla argentina era vencida por el nuevo héroe alemán, tras llevar más de 470 minutos sin un solo gol en contra. Alegría total de blanco, por otra parte, tristeza total vestida de azul.

Tetracampeonato del mundo, todos tenían que ver con él: Mario Götze, el mismo que solía ser ídolo del Borussia Dortmund y que fue acusado de “vendido” por firmar por el archirrival, el Bayern de Múnich, un año antes de ser convocado por Joachim Löw para la nueva cita mundialista.

Pero, lejos del éxito esperado tras la hazaña en el país de la samba, el “ídolo” alemán no encontró regularidad. Con 36 goles en 114 partidos defendiendo la camiseta del club más grande de Alemania, Götze no convenció. Los bávaros le buscaron nuevo club.

Las vueltas de la vida y del fútbol, lo llevaron de vuelta al lugar que nunca debió haber dejado, el Signal Iduna Park, la casa del Borussia. ¿El éxito estaba de vuelta? Tras tres años en el bando opuesto, el hijo pródigo regresaba: “Ahora que vuelvo a casa quiero demostrar a todo el mundo, especialmente a los que no me recibirán con los brazos abiertos, que les puedo convencer con mi rendimiento”, aseguraba Götze, tras calzarse nuevamente los colores que llevó por tantos años en su corazón.

La vida y Alemania le dieron la espalda. Con 24 años, los problemas musculares recurrentes en el jugador no eran normales. “El Borussia Dortmund le desea a Mario Götze, también en nombre de sus diez millones de fans, una rápida recuperación”. Un trastorno metabólico dejó al héroe teutón lejos del fútbol de forma indefinida, debido a que su problema no tiene solución a corto plazo.

Hoy, el mismo que silenció a millones de argentinos, el mismo que los hizo llorar antes que los chilenos, el mismo que le dio el cuarto título mundial a Alemania con apenas 22 años, y el mismo que alguna vez hizo vibrar a los dos equipos más grandes del fútbol alemán; se encuentra lejos de la redonda y la pradera, lejos de la alegría que alguna vez vivió vestido de blanco.

Hoy, el personaje que cada día está más olvidado, vive la amargura que un héroe de final de copa del mundo jamás pensó vivir.

 

 

 

Loading Facebook Comments ...
Top
Ir a la barra de herramientas