Estás en
Inicio > Música > Precipicio: Tocando por Monedas [Reseña]

Precipicio: Tocando por Monedas [Reseña]

El año 2016 fue un gran año para la escena independiente. Muchos lanzamientos, los cuales triunfaron y se posicionaron formando un escenario ideal para expandirse y hacerse conocidos dentro del circuito. Eso tuvo un punto positivo y uno negativo. Por un lado, pudimos escuchar algunas de las mejores creaciones nacionales y ver que muchos tenían inquietudes que querían explorar, jugando con géneros que no eran muy populares en Chile, además de instaurar la ideología del “Do It Yourself” como algo factible en un país que no es muy grato a la hora de dar a conocer estas nuevas corrientes. Pero también comenzamos a sentirnos aquejados con el mal de “todos suenan exactamente igual”.

Muchos discos comenzaron a tener el mismo sonido, lo que comenzó a volverse tedioso. Más aún cuando encontraron una excusa para descuidar la estética y la producción para sentirse parte de ese “Hazlo tú mismo”. Precipicio cae en ese error y muchos otros en su álbum debut Tocando por Monedas.

Las canciones suenan terribles. No hay momento en que la voz principal no se oiga saturada y llegue a ser molesta y cansadora. Los arreglos son genéricos a más no poder, bordeando entre el teen punk de los primeros años de este siglo al indie menos descarnado que puedas escuchar. Hay temas que parecen no terminar jamás, como “Estrés” o “Mirando el vagón”, con fórmulas que hemos escuchado en por lo menos cuatro discos del año pasado.

Punto aparte para las letras. Un cliché tras otro y que si no fuera por lo mal pulido que está el disco, podríamos ignorar fácilmente. Quizás lo más rescatable sea parte del tema que da nombre a este registro, con frases como:  “Quieren que toque Soda Stereo, aunque no tenga el mismo acento. Quieren que toque Los Prisioneros ¿Acaso yo no soy tan bueno?”. Pero después nos enfrentamos a cosas como “Espiarte para buscarte algo débil. Buscarte solo para emprometerme. Y después sobornarte  con bebidas y papas fritas” o “Busco una melodía para poder sentirlo. Miro hacia la luna para encontrar una salida”. Estos fácilmente podrían ser los peores estribillos escritos en la escena indie chilena.

En fin, ya con la mala producción y el intento por sonar igual al resto, Precipicio queda muy al debe con este debut. No se cómo sonaran en vivo. Quizás estén encasillados en el círculo de grupos que no logran plasmar su potencia en los discos de estudio, pero si en las tocatas. Lo cierto es que Tocando por Monedas no es más que otra bocanada de humo de una escena que corre el peligro de estancarse si no logra un lanzamiento que valga la pena. Tengamos fe que eso no pase.

Loading Facebook Comments ...
Top
Ir a la barra de herramientas