Estás en
Inicio > Música > El Blues y El Rock Más Vivos Que Nunca: La gran vuelta a los escenarios de El Cruce junto a Kuervos del Sur.

El Blues y El Rock Más Vivos Que Nunca: La gran vuelta a los escenarios de El Cruce junto a Kuervos del Sur.

La pasada noche del sábado 11 de marzo fue el día escogido para que El Cruce, una de las bandas icono del blues rock chileno, realizara su vuelta a los escenarios luego de un retiro espiritual de cinco años -como lo describiera Jaime Sepúlveda vocalista de Kuervos del Sur, quienes también se presentaban esa noche-, abriendo los fuegos de la gran fiesta en que se convertiría el Teatro Cariola.

Por el nombre de las bandas se esperaba que la noche fuera buena en cuanto a la calidad del espectáculo. Los Kuervos vienen sonando fuerte desde el 2016, año en que fueron galardonados como el mejor disco de rock chileno por la radio Futuro, producto de su gran trabajo en el aplaudido “El vuelo del Pillán” (2016).

Los chicos del El Cruce habían dejado una gran cantidad de viudos que esperaban impacientes su regreso, después de cinco años de ausencia de los escenarios. A pesar de todas las expectativas, nadie imaginaba que seriamos testigos de una noche llena de magia, la cual se podía respirar en el ambiente. Magia que solo se puede explicar por la increíble respuesta del público -el cual se conformaba por gente de todas las edades-, que llenó en su totalidad el Cariola. Eso sumado a toda la entrega, calidad y corazón puesto por las bandas que dieron vida a la noche, fueron la combinación perfecta para una jornada especial e inolvidable para todos los asistentes en el clásico recinto ubicado en San Diego. Es importante recalcar la respuesta del público, ya que el espectador chileno suele ser algo tacaño a la hora de ir a apoyar bandas nacionales y el hecho de que estuviera repleto el Teatro Cariola por dos bandas chilenas independientes, que a base de esfuerzo y sacrificio se han hecho un nombre en una escena nacional que da pocas oportunidades, es simplemente notable.

La puesta en escena

Todo comenzó bien puntual, cuando a eso de las 21:03 saltaron al escenario los Kuervos del Sur, con un arsenal potente de canciones, que desde los primeros acordes llenaron de energía al público presente, quienes no pararon de saltar y cantar a lo largo de la hora un cuarto que duró el show. A medida iba avanzando la presentación temas como “El árbol del desierto”, “Los cometas”, y la bellísima interpretación de “El indio” sumergieron al teatro en un viaje mágico por nuestras raíces y con letras llenas de emoción y con un sonido cargado de rock hicieron vibrar a todos los presentes y produjeron que ver en vivo a los Kuervos se transformara en toda una experiencia.

P3110233

 

 

El punto más alto se vivió cuando César Brevis, bajista de la banda, se puso frente al micrófono para comentar sobre la importancia de la tierra y anunciar “Cenizas”, el siguiente tema, que según sus mismas palabras, resumía perfectamente su discurso. De este modo, la canción llenó de éxtasis al público que saltó eufóricamente al ritmo de la guitarra de Pedro Durán, que se lució por sí solo en este tema atestado de energía ancestral. Kuervos del Sur completó una presentación redonda en la cual si hubieran interpretado su versión de “Águila sideral” habría sido aún más memorable, pero no dejaron dudas que son la banda de rock más fuerte en la actualidad,  y que grandes cosas aguardan por ellos en el futuro.

P3110244

 

 

Jaime Sepúlveda, César Brevis, Jorge Ortiz, Pedro Durán y Gabriel Fierro apenas se retiran entre aplausos y canticos del público cuando cae un telón rojo que cubre el escenario, anunciando que ya quedaba poco para que El Cruce volviera a tocar en vivo para sus seguidores. En el intervalo de la noche se produce un pequeño recambio de público, el cual fue mínimo, ya que la gran mayoría de este se quedó para seguir disfrutando de una noche que recién empezaba.

De manera inesperada, alrededor de las 22:35 hicieron entrada desde el público los integrantes del grupo: Felipe Toro, Eduardo Silva, Jorge Quinteros, Gustavo Albuquerque y el aplaudidísimo Claudio “Bluesman” Valenzuela, quienes conectaron de manera inmediata con sus seguidores, que entre gritos de aliento y saludos afectuosos, incitaron a que El Cruce entregara todo en el escenario. Y vaya que los motivaron de buena forma, ya que la bandita amiga entregó un espectáculo formidable, que de seguro será igual de inolvidable tanto para sus fans como para los integrantes de la banda, que se vieron notoriamente emocionados.

Así el regreso de El Cruce comenzaba. Entre los primeros temas, destacó “Santiago de Chile”, una composición nueva y llena de energía. Le siguen clásicos de la banda como “Me gustan todas” y “Billetera o puñalada”, ambas coreadas por el público. Luego hizo su entrada un conjunto de vientos y una bella corista que sin duda elevó aún más el espectáculo. La noche continuó con “A encender el blues” y “La gata”, y en ese momento de la noche, la conexión entre la banda y el público ya era total. En ese momento, la banda decide tomarse un respiro después de aproximadamente una hora entregando Blues criollo del bueno.

P3110278

La segunda parte de la presentación comienza de manera pasiva para luego ir tomando de poco toda la energía con la que había concluido la primera parte. Era momento de escuchar en esta pasada “La chinita y yo”, “Blues a un amigo”, “Hoy no lloraré por ti” y “Dicen que soy borracho”. Canciones que sin duda estaban muy frescas en la memoria de los que hasta ese entonces eran viudos de la banda, ya que las cantaban a todo pulmón. También interpretan “El almacén de mi vecino”, tema nuevo de la banda que es bien recibido por la gente en el Teatro Cariola.

Ya llegando al final de la jornada que comenzó a las 21:03 horas con Kuervos del Sur en el escenario, y que concluyó cerca de la una de la mañana con El Crucejunto al conjunto Femme Vocal que apoyó la conmovedora interpretación de “Blues al desaparecido”, un tema que sin duda tocó la vibra de más de alguno que escuchaba atentamente esta canción que en su letra enmarca todo el dolor de un joven que pierde a su padre en plena dictadura. Y aquí hay que detenerse un segundo para mencionar que quizás había gente que estaba presente en el Teatro que le tocó vivir una realidad parecida a la que narra la canción, idea que personalmente me estremeció el cuerpo.

P3120292

Así El Cruce cerraba una noche emocionante con un Felipe Toro que se lució durante todo el concierto en la guitarra y la voz, dejando de manifiesto todo el virtuosismo de este gran músico. Claudio “Bluesman” Valenzuela fue otro que brilló con luces propias con un manejo de la armónica notable. Gustavo Albuquerque nos deleitó con su extraordinario manejo del teclado, y Jorge Quinteros en la batería junto a Eduardo Silva en el bajo cumplieron a cabalidad su rol como la parte rítmica de la banda, conmemorando una jornada que entregó mucho más de lo que podíamos esperar, y demostró que el blues y el rock están más vivos que nunca, en una escena nacional que es dominada por el movimiento pop.

Un detalle mínimo que afectó a ambas bandas en sus presentaciones, fue que el sonido se saturó en ciertos pasajes, sobre todo en las notas altas que era donde quedaba más en evidencia, sin embargo este minúsculo inconveniente no empañó la presentación de estas dos tremendas bandas, de las que se espera saber más prontamente.

 

 

 

 

 

Loading Facebook Comments ...
Top
Ir a la barra de herramientas