Estás en
Inicio > Música > El Pulsar, los problemas tecnicos, stands y lo que Alga y Flo vieron allí…

El Pulsar, los problemas tecnicos, stands y lo que Alga y Flo vieron allí…

Fotos por: Florencia Solis

Otro año, otro Pulsar. A estas alturas la feria que se realiza anualmente en el Centro Cultural Estación Mapocho se ha convertido en una especie de tradición musical en nuestro país. Nos fijamos en los shows, compramos los discos de nuestros artistas y aprovechamos de que nos firmen nuestros productos y de establecer contacto con esos que crearon las canciones que coreamos mientras hacemos el aseo, estudiamos o duchamos. Pero como en Chile nada puede salir perfecto y siempre tiene que salir algo mal, la SCD y algunos sellos se encargan de recordarnos los mismos errores, la misma mala organización y el mismo mal sabor de siempre. Y puede que este año hayan sobrepasado los límites del mal gusto en algunos detalles.

15129561_1305409076175879_4609297431624200412_o

Stands, stands y más stands…

Lo primero que nos llamó la atención al entrar el primer día de la feria, fue el hecho de que la entrada era un peladero. Generalmente los stands llegaban prácticamente a la puerta y el recorrido mágico comenzaba inmediatamente. Mágico hasta por ahí no más, pero mágico a fin de cuentas. Lo único que nos daba la bienvenida era un stand que tenía los videos de LAF Producciones en pantalla gigante (Esos que hacían los “Porno para cualquier cosa” y suben sus memes a Facebook), que al rato dio paso a una mini charla a la que no asistían más de diez personas. Bajamos las primeras escaleras y los stands comienzan a aparecer. Y… Chicos, fue penoso. Muchos de los stands estaban deslucidos. Atiborrados de productos algunos sin que llamasen la atención, y otros con la nada misma, donde sólo estaban porque debían estar.

Había excepciones claramente. Capsula Discos, que siempre ocupa el mismo reducido espacio, supo cómo aprovecharlo y lo decoró como la acogedora sala de estar que vienen probando hace ya un par de años. El Sello Piloto, quienes debutaban en esta feria con su propio stand, tenía sus pocos discos, pero invitaban a la gente a jugar Super Smash Bros Melee en una Gamecube, mientras que ellos estaban en un carrete constante donde se contagiaba la buena onda, mientras todos sus artistas brindaban una mini tocata acústica que a pesar de la bulla que podría opacarlos, salían adelante con todo. Shure promocionaba sus micrófonos con un lindo stand, con presentaciones de muchos artistas y estando activos todo el día. Beast Discos tenía lo justo y necesario, además de que sus artistas atendían y vendían sus propios discos en distintos horarios. Quemasucabeza, a pesar de que los notamos un poco más apagados y con un espacio que pudo ser mejor aprovechado tuvieron a algunos de sus reclutas firmando mercancía, así que era suficiente para pasar por su stand a comprar algo y visitarlos (aun así, los sentí como que se encontraban ahí por deber, ligera impresión, quizás me equivoque), mientras que la Tienda Música Chilena tenían un apretado espacio, pero con muchos productos para llevar (Ahora los precios, emmm… Bien decía una canción que era “Mejor no hablar de ciertas cosas”).

15122896_1305409492842504_7608733268550761774_o

Pero el resto, Dios. Cazador, que regresaba después de años a la Feria era un stand que no reflejaba para nada el hype que habían provocado. Unos discos que parecían haber sido lanzados al azar y un par de fotos pegadas y… Listo, ahí tienes tu stand. Nada de amor y cariño. Y es una lástima porque sus aliados de Capitán Cobalto tenían el mismo tamaño, pero lo supieron aprovechar de mejor forma. Sudamerican pasó de tener uno de los mejores puestos el año anterior a un pequeño reducto que no brillaba con luz propia. Beatitud Producciones era un despelote. Un stand horrible a la vista y que sólo dependían de unas modelos, que podríamos describir como androides cuya única función era ser bellas y maquilladas, para llamar la atención. Y luego tenemos los stands universitarios e internacionales. Dios, esos lugares tenían a su pobre gente rogando por abandonar el lugar, mientras que Uruguay, uno de los invitados internacionales, dejaba abandonado su stand por HORAS. Habremos pasado cuatro veces por día y sólo tenían una tele prendida y unos libros botados. Tan poco valor tenían estos libros que uno sujetaba la pata de una mesa (Ni en pasar mesas buenas eres útil SCD). Ningún disco, ningún artista, ninguna guía, NADA. Los españoles en tanto lo intentaban. A pesar de un stand vacío, su gente intentaba que te quedaras para presentarte a sus artistas, pero nada más.

Luego de recorrer los stands nos dirigimos a lo que verdaderamente le importa a la gente de esta feria, los shows. Y vaya que tenemos que hablar de eso.

El sonido de un asno al rebuznar… ¡Que se joda la sala de artes!

Al llegar al fondo de los stands nos dimos cuenta porque habían aumentado su cantidad y el por qué la entrada estaba vacía. NO HABÍA ESCENARIO PRINCIPAL, algo que no sabemos si agradecer porque sonaba horrible, o lamentar. En su lugar, decidieron que la sala de artes, el subterráneo por así decirlo, abarcara los shows grandes. Y Dios, eso fue una terrible decisión. Históricamente ese recinto es conocido por su mala acústica y por los constantes problemas técnicos que si no sabes cómo enfrentar, fácilmente pueden opacarte el show.

Entre quienes sortearon con éxito todos los problemas destacamos a Planeta No, quienes tuvieron un show prendido y que lograron mantener con un sonido bastante aceptable. Matorral se encargó de configurar su equipo y salvo un par de detalles en la primera canción, lograron tener una gran performance y con un sonido impecable. Quique Neira, uno de los nombres más reconocidos en la escena reggae nacional, enfrentó el problema de volumen en la primera canción para sonar bastante bien, y (Me Llamo) Sebastián fue capaz de superar un par de detalles técnicos con un show impecable y con un sonido que colmó a toda la sala de artes a puro corazón.

15235502_1305409862842467_6169022964943416746_o

Pero el resto. No sé si era porque no los dejaron probar sonido o porque estaban muy apurados (que por favor sea lo primero), pero hubo actos opacados por la horrenda organización y las nefastas fallas técnicas. Pedropiedra tuvo que bancarse el que la batería casi se cayera al principio de “La balada de Jorge González” o que la guitarra eléctrica no sonara durante “Para ti”. Dënver iba impecable hasta que Milton hizo sonar sus instrumentos, y se notó demasiado que la prueba de sonido que no se aplicó fue solo la de él, porque el resto sonaba aceptable. Si iban a sacrificar el escenario principal por lo criticado que ha sido los últimos años, entonces pónganle esfuerzo a ese horrible subterráneo.

Que se llenen los shows no es sinónimo siempre de algo 100% exitoso si no tienes solucionados los problemas que siguen persistiendo. Aparte de que tuvimos que bancarnos el “documental” de Heineken sobre como todos descubrieron el internet para hacer música en vez de probar bien el audio de LA BANDA QUE LE TOCABA TOCAR.

Terrazas… Coordinación mejorable

Los otros escenarios estaban en terraza. Uno frente al otro. Cada banda tocaba media hora en uno de estos, y después la siguiente tocaba en el otro por el mismo tiempo. En general me decepcionó bastante cuando entré y vi ese panorama. Juraba que iba a ser un despelote y que habría atrasos. Pero en general estuvo bastante “piola”.

15110259_1305410222842431_4181023120669551025_o

Ok, hubo problemas de sonido, como siempre, pero en general la cosa estaba bien hecha. No había prueba de sonido porque todo tenía que ser muy encima y aparte, mientras una banda tocaba, en 30 minutos tenían que desarmar el equipo de quienes estuvieron en el escenario para poder armar rápidamente el escenario para quien tenía el turno siguiente. Fue por eso que hubo tanta dificultad con bandas como La Habitación Roja (uno de los invitados españoles) con el retorno y los volúmenes.

Claramente hay que mejorar la coordinación, o buscar otro lugar para poder instalar el segundo escenario. Lo amerita. Los músicos lo merecen, son ellos quienes hacen atractiva la feria, no el negociado de la SCD.

Bienvenidos al show

Aquí podría alargarme y hablar de todos los shows en los que estuvimos, pero mejor destaquemos los mejores y hablemos también de los peores, porque claramente así debe ser.

Los sendos shows: Que no quepa duda… (Me Llamo) Sebastián fue EL show de Pulsar. Dominio escénico, interacción total con el público, cercanía, una gran cantidad de canciones. Este show lo tuvo todo (incluso problemas técnicos que fueron superados). Baile, histrionismo, osos… Este fue el espectáculo que pide gritos un mejor espacio que esta sala de artes que hablamos con anterioridad, pero que pudo superar a pesar de todo.

15129542_1305411592842294_256254926765498119_o

Otro gran show fue el de Camila Moreno, con visuales increíbles y versiones estrionicas de las canciones de su última placa, Mala madre (2015). También destacar a Liricistas y Quique Neira, que hicieron vibrar la sala de artes, mientras que Planeta No reventó el lugar con su set de temas que encendió a todo el público, que bailó mientras Gonzalo se paseaba con sostenes por el escenario. Mientras que Matorral logró llenar de a poco el lugar con su hipnótica música y poderosas visuales.

15235476_1305411989508921_1645370629965263660_o

En las terrazas la cosa no estaba mal. El Cómodo Silencio de los que Hablan Poco estuvo tan prendido y tan bueno, que la gente (incluso quienes no los conocían) estaba atenta a todo lo que tocaban y prendían con su fiel hinchada saltando al ritmo de temas como “Tiempos bajo el sol” o “Quiero estar a la mierda mirando el cielo/suelo”. Diego Peralta conquistó a su público con sus canciones, mientras que Diego Lorenizini colmó el lugar con su guitarra, presencia y temones. Y sorpresivamente bueno fue lo que ofreció Sergio Lagos cerrando el día sábado. Con aspectos a mejorar en su ejecución, ofreció un discreto pero buen espectáculo para presentar Cosmos, su más reciente producción.

15123147_1305412259508894_2964638613145450444_o

Oye pero que malo tu show amigo: Hay dos shows que quiero destacar por lo malo que fueron. El primero es el de una banda metalera llamada Renegade. Y es que no sólo no prendían mucho, sino que tuvieron la BRILLANTE idea de invitar a dos modelos a bailar. Si, como lo oyen, dos modelos vestidas de negro y con maquillaje que harían parecer a la gotica de la olvidada Blair Witch 2: Book of Shadows como una mujer religiosa. Lo peor es que más que bailar hacían gestos incomodos. Se movían como dos androides y se comportaban como si tuvieran una falla mecánica en su disco duro. Luego de la segunda canción abandonamos el lugar.

15171309_1305418319508288_6865706044086253124_n

El segundo fue Nueva Costa. Un show de nada. Esa es la descripción más acertada que logro encontrar. Un sintetizador sonando mal con un guitarrista que no sabía que proponer. Un show de una banda bastante nada. Simplemente eso (Si eres su fan y me quieres insultar, adelante hazlo, pero no niegues lo malo que fue el show)

Madura de una vez Pulsar… Hazlo por Maginer por último

Y así se terminaron los tres días. Nos sacamos la foto correspondiente (esa, la institucional, ya saben) y nos fuimos cansados luego de una jornada larga e intensa. En cuanto al evento, Pulsar sigue cometiendo los mismos errores, o arreglan uno para crear otros. Supe que muchas bandas fueron “maltratadas” en el sentido de no tener catering o ayuda para la prueba de sonido, y otras que simplemente ni tiempo para prueba tuvieron. En un festival que se precie de promocionar la música chilena, es indispensable dar el trato que merecen a quienes trabajan en este medio tocando para un público que no siempre es grato (¿Han visto lo mucho que odian la música de acá solo por ser chilena? ¿O viceversa?). Basta de esa horrible organización. Madura de una vez maldita sea. Si esto sigue, llegará el día en que Pulsar ni siquiera sea tomado en serio y las bandas dejen de ir, y tengamos un lugar tan vacío como el stand de los uruguayos o con tanto sentimiento como esos androides que promocionan heavy metal.

TIENES QUE MEJORAR PULSAR… ¡HAZLO POR MAGINER!

15179158_1305412639508856_313287624733777376_n

Loading Facebook Comments ...
Top
Ir a la barra de herramientas