Estás en
Inicio > Música > Las aventuras de Matías y Alga en Festival Neutral CL (13/8/2016)

Las aventuras de Matías y Alga en Festival Neutral CL (13/8/2016)

Fotos por: Matías Ciro Criado

Llegamos puntuales con Matías a la aventura. En realidad llegamos casi justo a tiempo, o era la percepción que teníamos. Pudimos haber pasado a ver si en el Parque Quinta Normal estaba rondando un Magmar para agregar a nuestras colecciones en Pokemon Go, pero había trabajo que hacer. En unos minutos más daría comienzo el Festival Neutral CL, organizado por el sello Quemasucabeza y que había empezado con una fiesta la noche anterior, a la cual no asistimos porque somos pobres… Muy pobres. Pero ahora nos redimíamos asistiendo a la jornada central, donde muchas bandas se presentarían para mostrar su material. Entramos al Matucana 100, nos colocaron nuestra pulserita y comenzamos la odisea.

Todo partió con Felicia Morales en el teatro principal, con un show más íntimo y donde comenzaron a llegar algunos curiosos. Con su cello eléctrico, acompañada de Pablo Muñoz de De Janeiros y una banda de apoyo bastante buena, logró entregar un set cálido y tranquilo. Los ánimos no son los mejores en un público que llega temprano y se nota que asistieron por los otros números. Sólo pasaban porque les ganó la curiosidad. Con Matías quedamos satisfechos con el show, y junto con la demás gente terminamos por verlo completito, incluso Felicia se dio el tiempo de pedir que si había un pokemon junto a la banda lo fotografiaran.

14125563_1215345908515530_6624452445784783972_o

Luego caminamos al Espacio Bunster, otro de los escenarios dispuestos en el Matucana 100 y donde abrirían los fuegos los primeros invitados foráneos: Los mexicanos de Clubz. Con Matías no teníamos antecedente alguno de esta banda, era nuestra primera vez… Escuchándolos. Lo que vimos fue un show donde los sintetizadores y las guitarras fueron protagonistas, con una banda que bien podría ser un emulador de MGMT, pero tuvieron la suficiente energía para dar un show bastante prendido, sólo que faltaba encender a alguien… ¡EL PÚBLICO! Ellos no estaban sintonizados con lo que veían, no bailaban, no se movían, sólo veían la hora para ir a ver el show que querían. La banda, enérgica, hiperactiva, dio un show que merecía más apreciación. Quizás fue la hora de su aparición, quizás la gente no enganchó, pero con Matías quedamos satisfechos. Era momento de moverse al siguiente show, con una sonrisa en nuestros rostros… Y sin ningún Pokemon capturado.

14054481_1215346185182169_1752240345666052577_o

Volvimos al teatro principal para presenciar el show de Caravana, la agrupación liderada por Rodrigo Santis y que contó con casi la misma banda que acompañó a Felicia Morales (Creo que a la tecladista la vimos por lo menos tres veces ese día). Empieza el show y… No. Creo que no enganchamos o los temas se oían fríos, pero no pudimos. En general lo encontramos demasiado apagado, y cuando por fin despegó algo el show, ya nos había perdido. Cumplió, pero no fue suficiente. Con Matías salimos porque en Bunster comenzaría Patio Solar. Ningún Pokemon aún.

14086200_1215346345182153_5136199304907200810_o

Comenzó Patio Solar y notamos algo extraño. Las canciones sonaban bien, parte del público prendía, pero la comunicación de la banda era demasiado incomoda. Se notaba un Claudio más dominante, una Yanei que no salía de su posición y pocas miradas entre ellos. Es más, cuando el primero pidió subir el volumen de la guitarra, ella dio una incómoda mirada diciendo que no era necesario, creo que todos sentimos esa sensación. Las canciones notables como siempre, pero la banda daba una señal de que no estaban todas las cosas en orden. En fin, salimos con nuestras dudas, y era hora de ir al siguiente show, el que todos esperaban: Cristóbal Briceño. Ahí fue cuando se armó el siguiente dialogo:

-Oye Mati, parece que hay que ir a Briceño ahora.

-Sí, pero tengo hambre.

-Yo igual… ¿Vamos a tomar once?

-Bueno.

14068435_1215347008515420_5254923058529059626_o

El teatro principal se llenó. Nosotros nos comimos un pan con queso y jamón afuera. Decidimos no entrar al show, una decisión que después agradeceríamos. Y créanme que lo hicimos…

A las 19:30 hrs nos dirigimos a la Microsala, el tercer escenario dispuesto, el más pequeño de los tres. La sala estaba oscura y sólo era iluminada por una proyección sicodélica de una multitud de gente caminando, con rostros extraños, y frente a ella estaban Las Mairinas. El proyecto liderado por Walter Roblero (integrante de Congelador) tenía una propuesta más bien minimalista, basado en el sonido de su guitarra, teclados golpeados y una batería electrónica, además de una voz femenina que daban una ambientación oscura que sobrecogió a los presentes. Con Matías no lográbamos encontrar una palabra para describir aquello. Cuando salimos para agarrar puesto para el siguiente show en Bunster, el show continuaba, y el arrepentimiento por haber abandonado el lugar antes de finalizada la presentación nos azotó por un buen rato. De haber entrado a Briceño nos habríamos perdido de uno de los números más potentes de esta edición del Neutral.

14054481_1215347178515403_5877594129926611445_o

Era el turno de Niños del Cerro. La producción al parecer decidió esperar, porque cuando llegamos no había casi nadie. Nos dicen que el show de Cristóbal Briceño aún no termina. Y tenían razón, porque a los dos minutos aparece un choclón de gente que comienza a colmar el Espacio Bunster, es hora de que comience el show. Con un setlist bastante prendido, y tocando parte de su disco debut, Nonato Coo, los chicos logran encantar al público, pero no lo suficiente. Es hora de que su barra fiel comience a desordenar las cosas y al momento que parten “José de los Rayos”, la fiesta se arma. Saltos, bailes y coros colman el lugar y coronan a la banda como el mejor número de la jornada. Casi se pierde ropa, celulares, y otros objetos debido al descontrol. Durante el cover del clásico de Miguel Bose, “Si tú no vuelves”, se dan el lujo de interpolarlo con “Hotline Bling” el hitazo que Drake se mandó el 2015. A estas alturas no nos importa si nuestros pokedex se actualizaron, necesitamos recuperarnos de tal euforia y salimos felices del lugar luego del tremendo espectáculo del que fuimos testigos.

14124434_1215347478515373_6785154789922000213_o

No pudimos entrar a Rob Mazurek porque nos dolían las piernas, el cuerpo… ¡TODO! Necesitábamos un respiro luego de semejante show. Nos quedamos un rato afuera, y decidimos entrar a Los Días Contados, el proyecto electrónico de Juan Pablo Abalos, que se presentaría en la microsala. Al entrar hay una proyección de humo, una niebla cual novela de Stephen King. No sabíamos si interpretar eso como una buena señal o una advertencia, pero había algo de fe en esta performance, por lo menos de mi parte… Fe que desapareció a tres minutos de que comenzara la primera canción.

Lo que vimos fue un desplante frío, una interpretación sin alma, y una banda que estaba más dispuesta a mostrarse modernos que a cantar algo. En vez de cantar sus canciones, decidieron que era buena idea tocar… LOS REMIXES. Tres canciones, donde luego de secuencias interminables y con un integrante menos, daban al público una sensación de: ¿Qué cresta hago acá? Al parecer no estaban en la volada de cantar y decidieron convertir a la agrupación en unos Kraftwerks pretenciosos. Ni siquiera las visuales eran un buen acompañamiento. El mismo humo, las mismas nubes… Al parecer abrieron un archivo de cielito_nublado.gif.

14124434_1215347721848682_3486106327915996620_o

Quienes salimos de ahí lo hicimos con la cara larga. Después de dos shows tan fenomenales como el de Las Mairinas y la fiesta armada por Niños del Cerro, estábamos frente a una performance que quedaba al debe… Mucho. Ni ganas tenía de ir al número de cierre, Protistas, así que Matías se adelantó un poco, yo entré casi al final del show.

Lo que pudimos ver de Protistas, unas cuatro canciones al menos, fue… Bueno. No fue el mejor show ever, pero tampoco era malo. La banda cumplió con setlist correcto que repasaba sus tres discos de estudio, y el público acompañaba lo que podía, pero este se encontraba apagado. No sé si fue el cansancio del día o simplemente no estaban en sintonía con nada, o preferían revisar sus redes sociales, pero el hecho es que Protistas entregaba un buen set de canciones y ellos sólo miraban cuando tocaban las que amaban. Los singles eran bien recibidos, el resto era escuchado en silencio. A las 23:55 tuvimos que salir del show… El metro cerraba en 10 minutos.

13996230_1215347945181993_7257728958189452205_o

Y así terminamos nuestra aventura en el Festival Neutral CL 2016. Un buen espectáculo, con momentos altísimos (Las Mairinas y Niños del Cerro), instancias tranquilas (Felicia Morales), grandes sorpresas (Clubz) y decepciones (Los Días Contados). En fin, fue un gran día y con Matías tomamos el metro hacia distintas direcciones. En cuanto a nuestros pokedex… Bueno, cuando llegué a mi casa se me escapó un Hitmonchan, mi pokecacería fue lo menos fructífero que sucedió ese sábado.

Loading Facebook Comments ...
Top
Ir a la barra de herramientas